Seleccionar página

Mantener nuestra salud física sí llevamos un ritmo de vida acelerado, es vital. Las dolencias se manifiestan en nuestro organismo de diferentes formas, sin embargo, con frecuencia ignoramos las señales para avanzar en la rutina diaria. Este hábito es frecuente en momentos de estrés, dolor o transición, y sin duda afectan tu sistema inmunológico.

¿Cómo mejorar el sistema inmunológico?

En la década de los 80 se descubrió que el sistema inmunológico es muy inteligente y que existe una conexión mente-cuerpo que hace que puede trasmitir y recibir mensajes desde y hacia el cerebro. Años más tarde científicos han señalado que la meditación es capaz de estimular nuestro sistema inmunológico. Los estudios afirman que los pensamientos, estados de ánimo, sensaciones y expectativas se transmiten a las células inmunes, y que cuando una persona medita, estos mensajes cambian de manera significativa.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Wisconsin, realizado para determinar si la función inmune se afectaba por la meditación consciente, el Profesor Richard Davison inyectó un virus de gripe en dos grupos de participantes. El primer grupo recibió entrenamiento de meditación durante ocho semanas, mientras que el otro no lo hizo. Los resultados permitieron demostrar que el grupo que practico meditación tenía un mayor nivel de anticuerpos.

Otro estudio realizado a pacientes VIH positivos en la UCLA, determinó que los pacientes que practicaban meditación, experimentaron que sus anticuerpos no disminuyeron durante el periodo y se incrementaron de las células CD-4, que atenúan los síntomas de la enfermedad.

La meditación fortalece el sistema inmune del cerebro, y actúa como un centro de comando para que la activación de la corteza prefrontal, la ínsula anterior derecha y el hipocampo, disminuyendo la respuesta inflamatoria del cerebro. Los estudios demostraron que los efectos emocionales son muy positivos, ayudando a que el sistema inmunológico se incremente.

Estos descubrimientos permiten afirmar que la respuesta del organismo a la meditación es muy positiva, disminuyendo la susceptibilidad a enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, la obesidad, la hipertensión y las enfermedades del corazón.

Por ello es recomendable que para fortalecer tu sistema inmunológico sigas las siguientes recomendaciones.

  • Practica meditación de manera regular dos veces al día, en la mañana al levantarse, y culminar su jornada.
  • Reduce y evita el estrés
  • Disminuye las tensiones crónicas tanto en tu hogar como en tu trabajo
  • Duerme las horas necesarias, de manera que permita a la función cerebral y sus niveles hormonales conectarse adecuadamente.
  • Adopta el hábito de lavarte las manos varias veces al día, particularmente si tienes contacto con la piel de otras personas, con esta sencilla medida reducirás en gran porcentaje el contagio de enfermedades.

Recuerda que nuestras percepciones y acciones pueden variar por una incorrecta manera de ver las cosas. Al tranquilizar la mente, es posible obtener un mejor manejo de los pensamientos y fortalecer nuestro sistema inmune, permitiéndonos ser más eficaces en nuestras actividades y potenciando los beneficios para la salud.

“Meditar es poder fortalecer la confianza y el valor para enfrentar de la mejor manera, el duro camino de la vida”. Anónimo