Seleccionar página

Hay errores que pueden ocasionar grandes problemas a muchos emprendedores, bien sea por descuido, falta de previsión o malas estrategias. En toda empresa, el gerente, el propietario, la junta directiva o los socios trazan sus directrices de funcionamiento y son responsables de la dirección del negocio.

Sin embargo, muchas de las nuevas empresas no superan la primera etapa debido a que comenten equivocaciones muy comunes y sencillas, entre ellas están:

  1. Ausencia de Planificación: Al momento de emprender un negocio debe tenerse en claro a donde se quiere llegar así como tener una visión a futuro, los objetivos y las estrategias a utilizar y las metas muy bien definidas. No planificar es uno de los errores más frecuentes.

 

  1. Ejecución Nula: Si estableces un plan, el mismo es diseñado para ejecutarse desde el principio y hasta la culminación. Si no comienza a trabajar en su proyecto, quedará en un “sueño” frustrado.

 

  1. No prestar atención a los competidores: Es necesario que estés atento a la competencia, saber cuáles son sus productos, sus fortalezas y debilidades, así como las fallas que presentan a fin de tomar la ventaja ante sus problemas.

 

  1. Ignorar las oportunidades de crecimiento: Conformarse con el crecimiento que has alcanzado y no tratar de continuar creciendo, te limitará las oportunidades, nunca dejes de crecer en tu negocio, siempre apostando al próximo nivel.

 

  1. No comprometerse: Recuerda que es tu empresa, por tanto requiere un compromiso del 100%, si no te avocas a las exigencias de tu negocio a tiempo completo, estarás cometiendo un gran error, que puede arruinar todo el proyecto.

 

  1. Seleccionar malos socios: Si bien es difícil conseguir un buen socio, no es imposible. Es necesario elegir a los socios y colaboradores adecuadamente, de manera que puedas dividir las tareas y responsabilidades, así como manejar en conjunto las dificultades. Si tienes un inversionista, debe ser una persona en quien puedas confiar y con quien logres congeniar, que además complemente tus acciones.

 

  1. Abandonar los proyectos: Si se presentan problemas y no concretaste un proyecto determinado, no desistas, evalúa los obstáculos, distingue cuales son graves y cuales representan obstáculos en tu camino, cambia la estrategia y toma caminos alternos que le permitan llegar a la meta. Se flexible sin olvidar tu objetivo.

 

  1. Ignorar los errores: Uno de los más graves errores que pueden cometerse es creer que no se cometen errores y que los problemas son inexistentes. Solo cuando eres consciente de los errores serás capaz de corregirlos.

 

Todas las empresas cometen errores.

El truco es evitar los grandes.

Carlos Slim